18 de Noviembre de 2017
Categoría: Análisis
06.01.2016

DAKAR DÍA 5: ¿POR QUÉ DOMINA PEUGEOT?

 

“Podríamos decir que ganaremos el Dakar en 2016, pero probablemente no sea así, y debamos decir que ganaremos en 2017. Estamos en la primera parte de este programa, en el comienzo, ni siquiera en la mitad. Peugeot programó la primera etapa para tres años, aunque continuará, estamos en tiempo”.

 

Estas palabras son de Bruno Famin, Director de Peugeot Sport, que siempre habla con una tranquilidad y simpatía poco habitual en personas con semejante responsabilidad. Es el mago de Francia, el que ha tomado la decisión de cambiar todo lo que el primer Peugeot 2008 DKR mostró en su debut en el Dakar 2015.

 

“No fue un cambio grande. Fueron muchos cambios en diferentes puntos, que generaron un gran cambio de performance”, explica.

 

El 2008DKR16 es más largo, más ancho, y más liviano. Es más estable, pero también es más potente y efectivo en cambios de dirección y en transferencia de pesos, a partir de una mejora del centro de gravedad y de una diferente geometría de suspensiones.

 

“Es mucho mejor auto”, dijo Stephane Peterhansel tras ganar el Rally de la Seda unos meses atrás.

 

“No solo tenemos más potencia, sino que podemos usar esa potencia a muy bajas revoluciones. Tenemos un problema, saber cómo administrar esa potencia, pero ese es un lindo problema”, agregó.

 

“El potencial es mucho, mucho mayor al que teníamos a esta altura del año pasado”, dijo Carlos Sainz. “El auto ha cambiado mucho en áreas claves, lo que nos permite decir que es un auto completamente nuevo”.

 

La apuesta de Peugeot fue audaz desde el comienzo. Mientras los MINI son turbodiésel 4x4, los Toyota son de motores aspirados convencionalmente y 4x4. Sin embargo, los franceses apuntaron a otra solución, tomando lo mejor de cada uno, y aprovechando los beneficios que el reglamento de Dakar tiene para los autos de concepción “Buggy”, de dos ruedas motrices, como ser un recorrido de suspensión mucho mayor, un gran despeje y un beneficio extra para las dunas… poder inflar y desinflar los neumáticos desde el interior en marcha, algo que los autos de tracción integral tienen prohibido, lo que los obliga a detenerse y bajar para desinflar y luego para inflar al entrar y salir de los desiertos.

 

Pero en 2015 les fue mal aun con esa idea y concepción. El auto era muy alto e inestable, no era efectivo en curvas rápidas, y era “torpe” en los caminos de rally.

 

Famin y su equipo tomaron nota y cambiaron tanto el auto, que casi no quedó nada de lo que había.

 

Y si bien habían ganado en China, el Dakar es el Dakar. Y uno nunca sabe con qué se encontrará de parte de los rivales al largar la carrera más exigente del planeta.

 

Las primera etapa efectiva puso a Loeb adelante y fue una noticia sorprendente, no sólo porque era el debut de Loeb en Raids, sino porque se había corrido en caminos de rally, hipotéticamente más favorable al MINI y a la Toyota. Y si algo faltaba, eran los retrasos en el barro que tuvieron los MINI, que acaso los habían sacado de tener un día limpio de carrera.

 

Por eso era importante la segunda etapa. Y allí se comprobó el mismo resultado. El 2008DKR16 es bueno en caminos de rally. Pero como Loeb era el piloto, y al bajar dijo que “podría ser una etapa del WRC”, quedaba la sensación acaso de estar ante una diferencia que aportaba el pequeño gigante francés al volante. Aunque Nasser Al Attiyah intentó poner paños fríos al decir que estaba regulando la marcha porque el Dakar aún no había empezado, todo se supo el miércoles, al final de la etapa 4.

 

Ya no eran caminos de rally como los de las dos primeras jornadas, tenían pista y no dunas, pero eran grandes extensiones de velocidad pura, similares a las de los desiertos. La teoría decía que los 2008 debían ser más efectivos aún.

 

Y lo fueron, porque Sainz pinchó un neumático apenas al empezar y perdió tres minutos. Loeb y Peterhansel fueron entonces los encargados de “tirar” adelante intercambiando posiciones para terminar con Monsieur Dakar ganando la etapa, y mientras, un Sainz volador en su recuperación alcanzó y pasó a Loeb, y Cyril Després subió progresivamente hasta terminar quinto. Sólo Nasser pudo quedar entre los Peugeot, y al bajar confesó que “los Peugeot van muy rápido. Intenté correrlos, fui todo el tiempo a máxima exigencia, pero no pude ganarles”.

 

En el vivac de Jujuy, Nani Roma estaba algo resignado. “Tenemos que apuntar a la confiabilidad, porque ellos van muy rápido. Ayer Nasser intentó presionarlos al 100% y no pudo con ellos. Si en las etapas de rally nos superaron, en las de fuera de pista será muy complicado intentar ganarles”.

 

Por si algo faltaba. Peugeot tiene especialistas en diferentes terrenos. Loeb, el súper rallista del planeta tierra. Carlos Sainz, capaz de desarrollar y llevar un auto en cualquier piso con máxima efectividad. Peterhansel, el máximo ganador de Dakar de la historia. Després, uno de los mejores motocicilstas de todos los tiempos en raids, capaz de conducir y navegar a alta velocidad.

 

¿Cómo se les puede ganar, ahora que el auto es mejor que el de sus rivales?

 

Sólo con efectividad y confiabilidad, según parece. Con paciencia. Esa que tiene Giniel De Villiers, acaso.

 

¿MINI se quedó tan atrás o no mostró sus cartas? Nasser presionó duro pero se quedó sin velocidad a los 3500mts de altura de la etapa de Jujuy, donde aunque fuera turbo igual que el 2008, no pudo ser tan rápido.

 

¿Será un tema de peso, o habrán sido conservadores para no poner en riesgo los autos ante una etapa maratón?

 

Siguen muchas preguntas, aunque las caras a veces lo dicen todo… y no eran de entusiasmo precisamente.

 

Un Dakar está lleno de trampas y sorpresas. Y en ella pueden perder todos…

 

Por ahora, Bruno, el jefe, abrió la jaula y los leones hambrientos salieron de cacería.

 

Diego Zorrero

 
 
Dejá tu comentario
AIF NOTAS

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

Ver canal

Veloz-mente logo

 Diseño VOX Comunicación Integral  |  Grillo-Beltrán