19 de Septiembre de 2017
Categoría: Noticias
06.07.2016

ROSBERG, MÁS SOLO DE LO QUE PARECE

 

Pasaron 66 Grand Prix desde que Lewis Hamilton llegó a Mercedes, en la temporada 2013, luego de correr 110 carreras en McLaren entre 2007 y 2012.

 

En cambio, hace 124 carreras que Nico Rosberg corre para Mercedes en Fórmula 1, el doble que las que lleva su compañero inglés en el equipo, desde 2010 a la fecha. Antes había disputado 70 GP para Williams, entre 2006 y 2009.

 

Rosberg corrió 194 carreras y Hamilton 176 en Fórmula Uno. Rosberg lleva 19 victorias, Hamilton 46.

 

La introducción estadística sólo pretende poner las cosas en contexto. Porque aunque todos sepamos que Lewis casi es campeón el año de su debut en F1 en 2007, y lo consiguió en 2008, aun con McLaren, y aunque todos sepamos que el inglés tiene tres títulos de Campeón Mundial y Rosberg ninguno, a veces los números, que gobiernan el mundo de la F1, nos permiten tener noción del significado de algunas cosas.

 

El primer año de ambos en Mercedes como compañeros, fue tranquilo. Red Bull dominaba la escena. Sebastian Vettel reinaba por cuarto año consecutivo, y Fernando Alonso de desilusionaba otra vez, al intentar lo imposible: ser campeón con Ferrari.

 

Hamilton marcaba cinco Pole Positions y ganaba solo una carrera, Hungría. Rosberg hacía tres poles y ganaba dos GP, Mónaco y Gran Bretaña. En el campeonato, Hamilton terminaba cuarto y Rosberg sexto, con 18 puntos menos que su compañero.

 

Pero en 2014 llegaron los motores Híbridos V6, y empezaba el actual dominio de Mercedes en Fórmula Uno.

 

Hamilton arrancaba mal, abandonando en Melbourne mientras ganaba Rosberg, pero después hilvanaba cuatro triunfos consecutivos, con su compañero y hasta ese momento, amigo de la infancia, como escolta. De hecho, en Bahrain, la tecera carrera del año, ambos tuvieron una breve y muy intensa lucha, que acabó con abrazos en el parque cerrado final.

 

Entonces llegó la carrera de Mónaco. Una carrera especial para Rosberg porque es local aunque muchos viven allí, incluso Hamilton. Es que Nico está radicado en el principado desde su infancia y no desde que es piloto de F1, como Lewis.

 

Acaso por esa razón, ser el anfitrión, Rosberg hizo algo que quedará siempre en la mente de muchos, Hamilton a la cabeza, como una trampa. En la Q3, definiendo la pole, Rosberg iba adelante en la pista y estaba adelante en los tiempos. Entonces bloqueó en la frenada de Mirabeau, y tuvo que seguir por la escapatoria, generando banderas amarillas. Hamilton no pudo cerrar su vuelta rápida y quedó segundo detrás suyo. Furioso, acusador, decepcionado. Lo dijo y puso una distancia irreversible.

 

Cinco carreras después, en la primera vuelta en Bélgica, llegó finalmente el toque. Rosberg perdió la pole con Hamilton y fue a buscarlo al final de Kemmel, pero no alcanzó a poner el auto completo por afuera y debió levantar. Levantó, pero no tanto como para no tocar la rueda trasera izquierda de Lewis con su ala y cortarla. Hamilton abandonó y Rosberg fue segundo, pero el equipo entero, acaso acumulando “asuntos pendientes” con lo de Mónaco y con una encerrada innecesaria en Hungría, se enojó con Nico. “Sanción interna”, fue la respuesta que dieron en Mercedes al siguiente GP, en Monza. Y casualmente ese domingo, Rosberg se pasó dos veces en la chicana de la curva 1, dejando a Hamilton la victoria. En Singapur, la siguiente, un virus entró al sistema del auto de Rosberg antes de largar y se quedó sin correr mientras Hamilton ganaba otra vez. En Japón, el día del accidente de Jules Bianchi, la lluvia neutralizó todo en una carrera que ni debió correrse. Y en Rusia, largando desde la Pole, Rosberg quemó sus gomas en la primera frenada y se excluyó solo de la carrera. Hamilton debió esperar al final de la temporada para ser Campeón porque Ecclestone había puesto puntaje doble a la última carrera, solo por eso.

 

En 2015 las cosas empezaron de cero. O eso creíamos. Y Hamilton arrasó en el mano a mano de las primeras cuatro carreras con poles y victorias. Rosberg recién apareció en España, dominando todo. Era la quinta fecha, y su buen momento siguió porque en Mónaco un error de Mercedes hizo que Hamilton pierda la carrera por entrar en boxes a cambiar gomas sin necesitarlo, creyendo que la ventaja era suficiente para entrar y salir manteniendo la punta. Ese día el error fue del equipo, y Rosberg no tuvo nada que ver.

 

 

Hamilton se recuperó en Canadá, Rosberg en Austria. Ambos fallaron en Hungría, hicieron 1-2 en Spa. Hamilton ganó en Monza, el día que Pirelli reglamentó las presiones mínimas por el reventón de Vettel en Bélgica, mientras Rosberg abandonaba, y ambos Mercedes desaparecieron en Singapur, aunque Nico fue cuarto mientras Lewis se retiraba.

 

Así llegaron a Japón, con 41 puntos de ventaja para Hamilton, pero Rosberg hizo la Pole. Entonces, al largar mejor el inglés, ambos llegaron a la par a la curva uno y así doblaron, con Hamilton por la cuerda, abriéndose como si su compañero no estuviera a su lado. Rosberg sacó el auto a la escapatoria y cayó al cuarto puesto. Pudo recuperar y ser segundo, pero sin chances de buscar a Hamilton.

 

Sabiendo que no podía confiar en su compañero, Rosberg se cubrió para la largada en Sochi, Rusia, ya que otra vez había sido poleman con Hamilton detrás. El alemán mantuvo al inglés detrás, pero pronto se rompió su acelerador electrónico y tuvo que retirarse.

 

Con cuatro carreras por correr y 73 puntos de ventaja, Hamilton sólo tenía que intentar sacarle tres puntos más a Rosberg en Austin, y ya sería campeón.

 

Llovía tanto que debieron clasificar el domingo a la mañana. Rosberg fue pole otra vez, pero apenas al llegar a la curva 1, Hamillton estiró por adentro en la horquilla lenta y se abrió suavemente hasta dejarlo sin espacio. Después, la lluvia puso nuevamente en punta a Rosberg, y esta vez se despistó solo, sin siquiera tener presión del inglés, entonces Lewis se consagró Campeón anticipadamente porque de tres puntos que tenía que sumar, sumó siete más que Nico.

 

En el prepodio, ocurrió aquel episodio de la gorra. Hamilton fue a buscar en la mesa la suya, pero tomó la que correspondía al segundo, entonces se la tiró a Rosberg, sentado en un sillón a dos metros. El alemán reaccionó mal, le tiró la gorra de regreso con enfado, irritado, sin dudas por su error, pero también por la maniobra del comienzo y por la consagración del inglés.

 

Se tomó vacaciones Hamilton el resto del año, mientras Rosberg ganaba poles y carreras que le aseguraban el subcampeonato. La segunda batalla por el título otra vez había quedado para Hamilton, pero ni Toto Wolf, ni Niki Lauda habían dicho nada sobre las dos maniobras en las que Lewis había apartado de la pista a Nico. Solo mencionaron tibiamente que había sido una situación difícil por el riesgo para ambos autos. Nada más.

 

Este año, en Melbourne, los dos largaron mal y Vettel se coló por el medio, Rosberg entró ancho en la curva 1 y llevó a Hamilton hacia el externo. Lewis tuvo que levantar para acomodarse y quedó quinto. Rosberg tercero. Después, Ferrari le entregó la victoria a Mercedes con Rosberg primero y Hamilton segundo.

 

En las slguientes tres carreras ganó Rosberg, mientras Hamilton tenía todo tipo de problemas. Toque de Bottas en Bahrain, cayendo a sexto en la primera vuelta para remontar a tercero. La rotura del ERS en Q1 que lo hacía largar último en China para terminar sexto, y otro problema similar pero en Q3 en Rusia, que lo dejaba décimo y remontaba a segundo.

 

Llegaron a España, circuito que cae muy bien a Rosberg y en el que Hamilton no se siente muy a gusto, y Lewis fue pole. Pero todo se complicó con una mala largada otra vez, viéndose superado por afuera por Rosberg, que con un mapa de motor equivocado, perdió potencia repentinamente en la curva 3. Hamilton vio la oportunidad de recuperar la punta y torpemente eligió ir a la cuerda, justo cuando Nico buscó proteger el primer lugar yendo a la cuerda también. El toque y abandono de ambos fue el más escandaloso de todos los problemas que habían tenido. Hamilton fue encontrado culpable porque fue quién perdió el auto al pisar el césped interior. Rosberg sólo lo dejó sin pista pero dentro de la ley, porque movió su auto sólo una vez, y antes que parte alguna del auto de Lewis entrara en interferencia de espacio en la pista.

 

Perdieron los dos porque ninguno sumó puntos, pero más perdió Hamilton porque le quedaba una carrera menos para descontar el terreno perdido en las primeras fechas.

 

Toto Wolf sólo dijo que fue una acción de carrera, desafortunada, que ninguno quiso perjudicar al otro, sino solo ganarle al otro en esa particular situación de pista que se encontraron. Lauda fue más duro con Lewis, acusándolo de estropearlo todo. Ambos coincidieron que no podía repetirse una situación similar entre ellos.

 

Mónaco fue muy tranquilo. Rosberg equivocó el modo de calentar los frenos en las ocho vueltas detrás del Safety Car con el que se largó la carrera debido a la lluvia, y amablemente, casi como si fuera lo que habían pactado, dio paso al inglés para que busque a Ricciardo, que era puntero. Ganó Hamilton y Rosberg se perdió en el pelotón para quedar séptimo sobre la misma línea de llegada al ser superado por Hulkenberg.

 

Y aparecieron en Canadá. Otra vez con pole de Lewis y escolta de Nico. Otra vez en primera fila los dos. Hamilton acomodó su auto en diagonal hacia el exterior, hacia la línea por la que avanzaría Rosberg si largaba normalmente. Lewis se cubrió de su compañero y dejó la cuerda a Vettel, que largó mejor y los pasó a los dos. Pero como Hamilton estaba preocupado pro Rosberg, lo único que cuidó fue su segundo lugar, y cuando el alemán fue por afuera, simplemente apoyó su rueda delantera derecha contra la delantera izquierda de su compañero, sacándolo del asfalto. Rosberg tomó la salida de alternativa de la curva y volvió a pista séptimo, pero cayó incluso a décimo, para empezar a recuperar lentamente. Solo fue quinto y Hamilton aprovechó una equivocada estrategia de Ferrari para ganar otra vez. La distancia de 43 puntos ahora era sólo de 9 entre ellos.

 

Rosberg, en la zona de entrevistas, fue muy claro. “Estábamos corriendo, duramente, pero corriendo. Así como en España fui por afuera y pude pasarlo, hoy defendió duramente el puesto y me sacó de la pista. La próxima vez tengo que tratar de ser yo el que se quede en la pista, y no él”…

 

En Baku se esperaba otro capítulo, acaso la revancha. Pero Hamilton se equivocó y arruinó su clasificación en Q2 y Q3, quedando décimo. Rosberg arrasó con el fin de semana, y amplió la distancia a 24 puntos mientras Lewis lograba solo avanzar hasta el quinto puesto. Ahora estaban otra vez más distanciados en puntos, con 24 a favor del alemán.

 

Y así fueron al Red Bull Ring, pista que cae mal a Hamilton. “Hay carreras a las que sabes que vas y te va a costar. Trataremos de sacar la mayor cantidad de puntos posibles”.

 

Para colmo tuvo que poner su quinto turbo del año lo que lo deja en el límite de penalizaciones para el resto del año. Pero Rosberg sufrió la rotura de una suspensión y le pegó fuerte en prácticas, y al dañar la caja de cambios tuvo que penalizar cinco puestos, igual que Sebastian Vettel, lo que dejaba a Lewis en inmejorable condición para intentar ganar.

 

La carrera lo vio correr magníficamente, aguantando las gomas Ultra Blandas por 21 vueltas cuando todos las sacaron en diez u once, incluso Rosberg. Pero un Safety Car y la estrategia de dos paradas de su compañero lo metieron nuevamente en pits y una demora en la trasera izquierda más una salida de pista leve en la primera vuelta de las nuevas gomas, permitieron que Rosberg quedara delante suyo para el último tramo de Gran Premio.

 

Hamilton no entendía por qué Rosberg tenía gomas Súper Blandas y él Blandas. Le explicaron que era la mejor elección y que solo pensara en recuperar la punta en la pista. Y allá fue.

 

Lo alcanzó a Rosberg en la última vuelta, y cuando Nico salió mal de la curva 1, quedó servida la mesa para que Lewis se sirviera la cena. Fue por afuera, y Rosberg estiró la frenada sin enderezar la dirección, cumpliendo aquello que había prometido en Canadá. Pero le salió mal, y en lugar de tocar rueda con rueda, pegó con el ala delantera contra el pontón lateral del otro Mercedes. Se dañó su trompa y, herido, apenas pudo terminar cuarto, mientras Hamilton, entero, ganaba la carrera.

 

Entonces saltó la térmica en boxes. Wolf dijo que había una maniobra descerebrada. Que Nico tenía problemas de frenos y eso quizás había generado el problema. Lauda fue más directo y dijo que Rosberg se había equivocado de actitud, aun a pesar de tener problemas de frenos.

 

Pero lo curioso es que tanto Niki como Toto, hicieron mención a los dos choques que habían tenido, en España y Austria. Wolf diciendo que desde hacía 29 carreras no tenían problemas hasta España, y que pensó que con lo que había pasado ese día, creía que habían aprendido la lección. Lauda, diciendo “que nuestros pilotos se choquen uno al otro dos veces en un mismo año, no es aceptable”.

 

Ambos sólo mencionaron España y Austria. En ningún momento mencionaron Suzuka y Austin de 2015, ni Canadá 2016. Casualmente tres maniobras en las que Hamilton había perjudicado deliberadamente a Rosberg.

 

Acaso en el subconsciente de ambos, Hamilton tenga derecho a hacer lo que quiera, o al menos más que Rosberg, porque cuando se producen maniobras en las que Lewis lo perjudica, no toman acciones al respecto.

 

Dicen darles igualdad de trato a los dos, por más que Lewis tenga tres campeonatos en su portfolio, pero sin darse cuenta, o haciéndolo pero sin reconocerlo, no cuentan las maniobras en las que Rosberg fue perjudicado por Hamilton, como dándole poca importancia.

 

Nico fue torpe, no resolvió bien la maniobra defensiva en Austria, y hasta podría ser merecedor de una sanción deportiva mayor de la que tuvo con sus 10” y los puntos en el carnet, por el solo hecho de avisar que la próxima vez sería él quien trataría de sacar de la pista a su compañero.

 

Lo curioso es que en la misma FIA que le aplicó esta sanción, es la misma que no ha intervenido para evitar que el inglés siga haciendo las suyas, ni siquiera cuando encerró a Ricciardo en Mónaco, en el momento que el Red Bull empezaba a meter la nariz a la salida de la chicana del puerto, ante un error de Hamilton al saltársela por entrar demasiado exigido.

 

¿Acaso Hamilton tiene algún tipo de protección? ¿Por qué se le permite sacar de pista a otros corredores sin sanción alguna, mientras Kevin Magnussen, por ejemplo, tuvo una penalización de 5” por barrer la pista a Wehrlein en Austria sin siquiera hacer contacto?

 

¿Qué grado de responsabilidad tienen la FIA y Mercedes como equipo, en dejar sin alternativa a Rosberg que defenderse solo, como pueda, como le salga, si cada vez que se lo echa afuera de la pista no hay acción alguna para proteger su derecho de correr limpiamente?

 

Fácticamente, Rosberg tenía 43 puntos de ventaja y ahora tiene 11. Y los 32 que perdió no fueron por problemas técnicos, sino por errores propios. Acaso por estas mismas circunstancias, parece haber caído en la trampa de correr pensando en ganarle a Hamilton cada mano a mano, cada maniobra, y no en ser Campeón Mundial de Fórmula Uno…

 

Si esa fue la estrategia de Lewis, le está saliendo bien. Y hay cierta protección que lo ayuda bastante.

 

Mientras tanto, Rosberg pelea su campeonato, como puede, y casi en completa soledad.

 

Diego Zorrero

 
 
Dejá tu comentario
AIF NOTAS

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

Ver canal

Veloz-mente logo

 Diseño VOX Comunicación Integral  |  Grillo-Beltrán